domingo, 24 de octubre de 2010

"El valor de educar". Capítulo 3: El eclipse de la familia:

     Este ha sido un capítulo muy divertido, ya que trata algunos temas como la familia, las drogas, el sexo, la ética, la religión y la violencia que son polémicos en la sociedad actual, y de los cuales constantemente se establecen discusiones sobre como atajarlos. Y uno de los principales blancos señalados como culpable de la “mala juventud” actual es la escuela.

     Sobre la familia, coincido con Savater en que la afectividad es clave en la infancia del niño. Como se señala en el texto, por unas cosas u otras, la familia cada vez está haciendo de principal agente socializador (socialización primaria). El que los padres pasen menos tiempo con sus hijos, deriva en que éstos encuentren otros sustitutivos como pueda ser la televisión, perdiendo la influencia que tenían entonces. Como señala Savater, la familia del siglo XXI, está sufriendo un “eclipse” que es un problema para la escuela. Los niños llegan a ésta con un núcleo básico de socialización insuficiente, y esto dificulta la tarea del aprendizaje. No es justo que los padres se indignen ante los posibles fallos de los maestros cuando muchos de ellos rehúyen de su deber. El niño no puede abandonársele a su suerte, esperando que otros organismos se ocupen de su formación. Por ello creo que lo que denuncian muchos padres, que dicen haber perdido “autoridad” sobre sus hijos, no es justo. No es la administración quien se tiene que encargar de “vigilar” y “controlar” a los jóvenes, sino son los padres los que tienen que reflexionar y plantearse qué es lo que están haciendo. Vivimos en una sociedad en al que prima cada vez más el individualismo. Como reflejan los datos, cada vez hay más separaciones o divorcios, cuando hay hijos de por medio… los padres deberían de pensar más en los hijos antes de separarse (pensando en ellos); si no, no haber tenido a los niños.

     Veo original la reflexión que realiza el autor sobre el miedo. Coincido en que a partir de éste se le coge respeto a las cosas. No obstante, a pesar de que una pequeña dosis de miedo no viene mal, no creo en el aprendizaje a través del miedo. El miedo debe ser el inicio a partir del cual razonar, para luego escoger hacía dónde queremos ir.

     En cuanto a  la televisión, qué voy a decir… no voy a profundizar en este tema, ya que escribiría páginas y páginas. Como dice el autor no se trata de criticarla de forma descarada, pero hay que reconocer que hoy en día los niños acceden a la televisión demasiado jóvenes. Al menos a los contenidos para adultos. La programación infantil ocupa escasas franjas horarias en escasas cadenas. El hecho de que los padres pasen poco tiempo en casa, facilita que el niño supla esa ausencia a través de la pantalla. No voy a negarlo, la televisión es muy atractiva, y eso mismo es lo que la convierte en un arma de doble filo, ya que a través de ella se puede transmitir una serie de valores y conceptos no adecuados al niño (asesinatos, violaciones, sexo…), con ver cualquier telediario basta para alarmarnos de su contenido. No soy un detractor total de la TV, porque creo que a través de ella sí que se pueden transmitir cosas buenas, esos sí, lamentablemente estos contenidos parecen no atraer a los telespectadores, y por lo tanto no son escogidos por los productores. El negocio es lo que manda…

     También coincido en la postura de Savater sobre la inclusión o no de la ética y la religión en la enseñanza. Creo que la ética como asignatura es muy necesaria en la actualidad. La educación en moralidad y valores la considero muy necesaria hoy en día. Pero no como una asignatura en la que inculcar valores, sino para que cada cual desarrolle su conciencia moral personal, conociendo todas las posibilidades. Como dice el autor, la ética debe de estar como contenido transversal en todas las materias del centro desde que el niño se escolariza. Pero no creo que el niño tenga la madurez suficiente para profundizar en contenidos éticos o morales hasta la secundaria, etapa en la cual la incluiría como asignatura. En cuanto a la religión, respeto que cada individuo crea en aquello que escoja. Sin embargo, no estoy de acuerdo en que se implante como asignatura obligatoria, a pesar de la tradición histórica católica que tiene nuestro país. Por lo tanto, creo que si uno quiere profundizar en el catolicismo lo debe de realizar fuero del horario escolar, al igual que lo realiza actualmente el hinduista, el budista, o el musulmán. Esas horas deberían de utilizarse para otras cosas (como la ética), más provechosas.

     El sexo es uno de los temas que creo que peor se trata en la escuela. Estamos en el siglo XXI, y por suerte hemos superado la etapa de cruzada religiosa contra cualquier acto sexual que no estuviese encaminado hacia la procreación. Como señala Savater, hay un exceso de contenidos sexuales, tanto en la tele, como en la red de redes, o en revistas. La escuela debe de educar a los alumnos en una visión del sexo saludable. Mejor lo expreso citando un texto del autor que me ha encantado: “el sexo nada tiene que ver con récords olímpico, que es más rico cuando involucra sentimientos y no sólo sensaciones, que lo importante no es practicarlo cuanto antes y cuanto más mejor, sino saber llegar a través de él a la más dulce y fiera de las vinculaciones humanas”. Creo en que si se hablara sin tapujos en los colegios sobre el sexo, explicando cómo realizarlo de forma segura, conociendo sus riesgos y sus beneficios se ayudaría a la sociedad. Creo que la postura de algunos que piensan que mejor no educarlos ya que esto lo que hará es que practiquen más sexo sin control y antes, es incorrecto. El sexo lo van a conocer cada vez más pronto, y no por la escuela precisamente… por lo que considero mucho más sano y seguro el enseñar de una forma clara y sincera, sin tabúes, lo que es y significa el sexo, que al fin y al cabo es uno de los factores influyentes en una relación, y en la misma salud individual del ser humano.

     Sobre las drogas opino de forma similar, hay que dar a conocer a los alumnos los tipos que hay, sus efectos, sus bondades y sus inconvenientes. Cada persona debe de escoger luego a partir de su libertad lo que realizar. Aquí hay un punto en el que no coincido con Savater. Me da la sensación de que éste está a favor de su legalización, yo no estoy de acuerdo. Substancias que alteran la percepción del ser humano y que pueden provocar la pérdida de control de éste, y atentar contra la libertad de otros semejantes, no deben de ser legales. Que cada uno escoja en libertad, pero que respete la de los demás. La escuela tiene una oportunidad única para acercarse a las drogas desde un punto de vista racional y sensato. Se debería de aprovechar.

     Por último, coincido con Savater en que la violencia viene dada dentro del genoma del ser humano, y como él, el conocer sus riesgos, el temerlos, son suficientes para que el individuo escoja de forma racional otras alternativas (cooperación, concordia…). Como dice el autor, “hay que afrontar constructivamente las tendencias a la violencia, tanto las propias como las ajenas”. Nuevamente la escuela tiene la oportunidad de contribuir de forma positiva a trabajar el tema de la violencia. Éste y los anteriores temas son dignos de abordar por los maestros, y a pesar de que sean temas controvertidos, se puede ayudar de forma muy positiva a desarrollar el espíritu crítico de los alumnos. Por último me quedo con una frase de Sabater que debemos de recordar, al final del capítulo: “Las escuelas sirven para formar gente sensata, no santos”.

7 comentarios:

  1. se supone que deberia ser un resumen mas no tu opinion personal
    cada quien tiene su forma de pensar

    ResponderEliminar
  2. JajJJ totalmente de acuerdo.. daniela .esperaba el capitulo del libro... o algo asi :/

    ResponderEliminar
  3. JajJJ totalmente de acuerdo.. daniela .esperaba el capitulo del libro... o algo asi :/

    ResponderEliminar
  4. No es un resumen... es un buen ensayo, ya que refutas a savater, expresas de forma ordenada las ideas y aplicas tu postura, aunque al final hay un error ortográfico, con el apellido de este escritor... Esoe parece grave.

    ResponderEliminar
  5. cuales dejen de criticar hptas y se le agradece el aporte buen ensayo...

    ResponderEliminar
  6. Es muy bueno el ensayo este tipo de reflexión es el que los docentes esperamos que realicen los alumnos no el hecho de copiar textualmente un texto sino tener propias conclusiones y elaboración de críticas constructivas.

    ResponderEliminar