domingo, 24 de octubre de 2010

"El valor de educar". Capítulo 6: Educar es universalizar:

     En este último capítulo, Savater defiende que la educación debe de ser universal, es decir, que todos y cada uno de los seres humanos tengan acceso a una educación desde la infancia. Sean de la raza que sean, sean del sexo que sean, con el nivel socioeconómico que sea etc. De tal forma que esta universalización de la educación permita una mayor movilidad social, y que los ricos sigan siendo ricos y los pobres, pobres (o que cada vez esta brecha se abra más.
     También vuelve a hablar del componente histórico y de su última finalidad. Que sería el de perpetuar la continuidad de la sociedad en la cual se educa. Por tanto, es lógico que por ejemplo, la jerarquía de valores que se transmite a la hora de educar, sea distinta en cada una de las sociedades, y dentro de una misma sociedad, sea distinta en función del periodo histórico. De esta forma, la educación tiene un componente conservador, ya que se trata de perpetuar un ideal, de transmitir aquello” que quien ha de transmitirlo considera digno de ser conservado” (Savater). Sin embargo, no se trata de que con el pasos de los años se repita una y otra vez la enseñanza de los mismos conocimientos, valores, ideales…debe de transmitirse a los educandos tanto aquellos ideales que la sociedad no ha alcanzado, como los temores, creando una insatisfacción que no los haga conformarse en repetir lo que se les ha enseñado.
     Otro punto que quiero destacar es la neutralidad relativa que debe tener la educación, tal y como señala Savater. Cuando los alumnos soliciten a los profesores una respuesta ante las distintas problemáticas que se den, este ha de proporcionarles las distintas opciones de forma razonada, pero sin imponer su visión. De tal forma que sean los alumnos quienes escojan en última instancia su postura. Pero tal y como dice Savater, hay momentos en los cuales la escuela sí que debe de posicionarse, y estos momentos son toda aquellas posturas que atenten contra la libertad y ante la figura del ser humano.
     Por último, quiero destacar que me ha gustado mucho la metáfora que ha utilizado Savater para explicar lo que tenemos en común todos los seres humanos (las raíces), y lo que nos diferencia (las ramas). Estoy de acuerdo con él en que cuanta más diversidad de ramas y frutos haya mejor, y en los casos en los que surjan problemas de convivencia, debemos de mirar hacia atrás y buscar aquello que es c omún de todos los seres humanos, el lenguaje, el uso de los símbolos, la disposición racional, la conciencia de la muerte…
     La idea de que todos los seres humanos deben de recibir una educación desde la infancia, me ha suscitado la duda de si esta edcuación debe de aportarsele desde la escuela, o sin embargo, si hay otras alternativas. A continución, inserto un vídeo que plantea una alternativa:

3 comentarios:

  1. En principio, no estoy muy a favor de convertir el hogar en una escuela por tres motivos:
    1. Condiciona en exceso a los padres (normalmente a las madres).
    2. Limita las posibilidades de socialización (No solo la educación sino la escolarización es una función esencial).
    3. La casa no es una institución educativa. y la educativa es la única institución por la que todos OBLIGATORIAMENTE debemos pasar.
    Dicho esto, comprendo a los padres que optan por ello y defiendo que se respete esa opción.

    ResponderEliminar
  2. Samu, con lo de una educación educada, me refería a las dos vertientes de la educación, la institucional que abarcaría la escuela más estrictamente (formación, cultura), y la que entendemos también por educación como sinónimo de respeto, buenos modales, hábitos etc...

    sígueme mejor en el otro blog: luisaguilartpcef.blogspot.com
    un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Juan Manuel Moreno Ortiz 23 de septiembre de 2016
    Cuando un país como Colombia entienda que debe primero apostarle a eliminar la brecha que hoy existe en términos de desigualdad, entonces la educación tomará el rumbo adecuado para posicionar a cada ser humano desde sus derechos y así se logrará por lo menos iniciar la ardua tarea de generar un camino más prospero, seguro y lleno de esperanza, pues es allí donde se debe trabajar más como NACIÓN. Hoy tenemos mucho miedo por nuestro presente y futuro.

    ResponderEliminar