domingo, 24 de octubre de 2010

"El valor de educar". Capítulo 1:


RESUMEN-VALORACIÓN DEL CAPÍTULO 1:
   En este primer capítulo, Savater deja claro su visión humanística sobre la educación. Nuestra especie, nace humana, pero eso no es suficiente, tenemos que llegar a serlo. En este punto, el autor nos diferencia de otras especies como el chimpancé o el pulpo, que ya nacen siendo lo que son. Por lo tanto, no es suficiente con que estemos biológicamente dotados para ser humanos, sino que necesitamos una confirmación posterior, un segundo nacimiento como dice Savater, que confirme el primero.
      Cuando nace un niño, necesita un largo periodo de tiempo para poder valerse de sí mismo, por el contrario, las crías de chimpancé, casi desde el primer momento están preparadas para valerse por sí mismo. El bebé humano necesita de la atención de sus padres para poder seguir adelante. Sin embargo, con el paso del tiempo, el mono comienza a repetirse, no puede aprender nada nuevo, hace lo que tiene que hacer; en cambio, el ser humano continúa aprendiendo cosas hasta el día de su muerte.
     Uno de los puntos que en mi opinión son vitales de este capítulo, es el de que la educación y el aprendizaje del ser humano va ligado de la interacción con los semejantes. Como Savater ejemplifica con Tarzán, éste puede aprender a través de los libros de historia, a leer, matemáticas... pero no habrá recibido un aprendizaje humano hasta que interactúe con sus semejantes. Cito a Savater para completar la idea de este párrafo: “Lo propio del hombre no es tanto el mero aprender como el aprender de otros hombres, ser enseñado por ellos. Nuestro maestro no es el mundo, las cosas, los sucesos naturales, ni siquiera ese conjunto de técnicas y rituales que llamamos <<cultura>> sino la vinculación intersubjetiva con otras conciencias” (Pág. 21).
     Savater, diferencia entre el proceso educativo formal y el informal. El segundo es el que se daría a través de los padres, el primero de ellos sería dirigido por aquél grupo designado socialmente a ello. Por ello, el haber vivido dota al hombre de la capacidad de enseñar. Como en los pueblos primitivos, eran los ancianos los que trasmitían los conocimientos a sus jóvenes. El hecho de que éstos viviesen durante más tiempo ayudaba a la supervivencia del poblado ya que más cosas era capaces de enseñar. Me encanta la crítica que hace Savater sobre los distintos movimientos antieducativos que se han dado a lo largo de la historia catalogándolos como antihumanos.
     La última idea que quiero destacar es la del mundo simbólico. Es a través del proceso educativo, como el ser humano logra dotar de significados a las realidades que le envuelven. Las cosas ya no son lo que son, sino lo que significan, y la llave para entrar en el “jardín simbólico” de los significados la tienen nuestros semejantes. Educar nos relaciona con ellos y nos ayuda a dotar de sentido al mundo que nos envuelve.
PUNTOS CLAVE:
-A través de la educación, el ser humano dota de significados al mundo simbólico que le envuelve.
-El aprendizaje más humano va ligado a la interacción con los semejantes.
-El ser humano nace sin ser humano del todo, a través de la educación puede llegar a serlo.
 
FRASES A DESTACAR:
“Ser humano consiste en la vocación de compartir lo que ya sabemos entre todos, de ensenando a los recién llegados al grupo cuanto deben conocer para hacerse socialmente válidos”. Pág. 20.
“…No es tanto la sociedad quien ha inventado la educación sino el afán de educar y e hacer convivir armónicamente maestros con discípulos durante el mayor tiempo posible…” Pág.20.
“Pero lo propio de la humanidad es la compleja combinación de amor y pedagogía”. Pág.20.
“…A través del aprendizaje (no sólo sometiéndose a él sino también rebelándose contra él e innovando a partir de él) se fraguará su identidad personal irrepetible”. Pág.21.
“La vida humana consiste en habitar un mundo en el que las cosas no sólo son lo que son sino que también significan”. Pág.22.

No hay comentarios:

Publicar un comentario